Turenna Ramírez Ortiz es Socia Administradora de las oficinas en Ciudad de México de Sánchez Devanny, una firma mexicana de abogados especialista, entre otros muchos rubros, en comercio exterior, aduanas, competencia económica y energía.

Además, es vicepresidenta de la Comisión de Comercio y Políticas de Inversión en la International Chamber of Commerce Mexico.

“Por ejemplo, ahorita tenemos un proyecto en el que están pidiendo nuestro apoyo a través de la presidencia para la negociación del Tratado de Libre Comercio con el Reino Unido. Esos proyectos me retan, porque, de alguna manera, la negociación es entre los países, pero que pidan tus insights para ciertos temas en específico me da mucho gusto, y quiero seguir generando ese valor”, afirma en entrevista para Forbes Hispano.

Turenna, egresada de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP) y con una especialidad en Derecho Internacional, desde muy joven, aun ya antes de finalizar su carrera, fue escogida para participar en un programa con la Embajada de Estados Unidos en México, para cooperar con un miembro del Congreso en el Capitolio, en Washington.

“Tuve la oportunidad de trabajar en un entorno internacional desde muy joven, a los 20, 21 años. Ahí comenzó un poco la inquietud por trascender hacia un Derecho que pudiera ser más colaborativo, de trascendencia en el extranjero”.

Después de esta experiencia, la hoy directiva retornó a México y se especializó en comercio exterior y aduanas. Conoció de primera mano las necesidades de multinacionales con un desarrollo económico relevante en el país: “Me fui asesorando con diferentes actores y mentores que tuve en la carrera”.

Parte de este desarrollo asimismo ocurrió en la Organización Mundial de Aduanas (OMA), donde Turenna coincidió con el secretario de ese organismo –en aquellos años Michel Danet–, y la invitó a participar en unos talleres en Bruselas, justamente donde se halla la sede de la OMA. Turenna empezó a trabajar en temas relacionados con la facilitación comercial y de protección contra la piratería –el objetivo era crear un programa para eludir este delito–. “La oportunidad que me dio, y el honor que me dio poder participar en este tipo de discusiones cuando yo estaba en formación de mi carrera, me dio una perspectiva totalmente diferente en negocios internacionales”.

Te puede interesar: Nearshoring, ocasión para más colocaciones en la Bolsa Mexicana: José Oriol Bosch

Actualmente, Turenna asimismo es miembro del Consejo Directivo como Council de la Legal Practice Division en la Bar Association –la directiva ya asimismo fue presidente del comité de comercio internacional de aduanas por 3 años en este organismo–. “Ahora estoy encargada de desarrollar las políticas a nivel global […] Estamos precisamente trabajando en las agendas del año, y una de las principales temáticas son los factores ESG (Environmental, Social and Governance)”.

RELACIONADO:  Llaman a reducir la brecha de mujeres en ciencia, ingeniería y tecnología

El hecho de trabajar de forma tan próxima con las multinacionales le ha dado ocasión de implicarse más en resoluciones de negocio de exactamente las mismas organizaciones: “Yo tenía la responsabilidad también de entenderlos mejor, y la única forma de hacerlo es, además de conocer el negocio, abriendo mi espectro en un ámbito más global”.

La especialista en negocios internacionales cuenta que su carrera no ha estado libre de desafíos al trabajar con este género de empresas. No obstante, afirma, se trata de producir entornos de confianza y plantear soluciones a las problemáticas que presentan: “Si les resuelves el problema, vas a ser su abogado, si no les resuelves, así seas quien seas, pues no les va a interesar”. Además, explica, la participación femenina se ha aumentado a lo largo de los últimos años en las áreas de derecho y comercio internacional: “El problema está cuando empiezas a trabajar, cuando eliges dónde trabajar para desarrollarte, dónde te van a dar apertura, la posibilidad de apoyo para que también tengas una vida”.

En este sentido, explica, la participación de mujeres reduce conforme se eleva el nivel de responsabilidad. Por ejemplo, la International Bar Association hoy en día está encabezada por Almudena Arpón de Mendívil y Aldama. Ella es la segunda mujer que ocupa este cargo en setenta y seis años de historia de la Asociación.

Los desafíos del comercio exterior

“Yo creo que el principal reto que tenemos todos los que nos dedicamos al comercio exterior y, sobre todo, en México, es cómo se implementan las políticas, tratados y compromisos internacionales en nuestro día a día”.

En este sentido, afirma, el hecho de tener aduanas con mando militar asimismo ha representado un reto relevante: “Evidentemente las cosas no fluyen como debieran estar fluyendo, conforme a los compromisos que se tienen a nivel internacional”.

La pandemia, explica, asimismo fue un periodo moralizante. Y es que dejó claro a las compañías la relevancia de sostener a la cadena productiva cerca del mercado objetivo –en este caso, Estados Unidos–. “A pesar de todas estas incongruencias en la forma de negociar y de la forma en que implementamos estos compromisos internacionales, y de la forma en que los implementamos en México, hay muchísima inversión del extranjero que está llegando por el nearshoring”. De pacto con datos de la Secretaría de Economía, a lo largo del año dos mil veintidos, la Inversión Extranjera Directa fue de treinta y cinco con doscientos noventa y dos millones de dólares americanos, doce% más que en dos mil veintiuno y la más alta de los últimos siete años.  

RELACIONADO:  Qué procuran las mujeres en un reloj Forbes Hispano

También puedes leer: SAT halla en comercio exterior un nicho esencial para recaudar: Grant Thornton

Para los aconsejes de las compañías que procuran llegar a México, explica, es esencial que tengan la capacidad de conseguir seguridad para las inversiones en términos jurídicos, y que consigan incorporar estrategias de cumplimiento aduanero y comercio exterior que deje un flujo efectivo de la logística: “Que pagues los impuestos correspondientes, pero que utilices, por ejemplo, la red de tratado […] y que les enseñes cómo se debe cumplir en México, porque a veces piensan que es igual que en Europa, en Asia o en Estados Unidos, pero esa labor es un reto, y una oportunidad para nosotros los abogados”.

Sin embargo, el reto más relevante que observa Turenna es la facilitación comercial: “No estamos facilitándoles las cosas a los nuevos inversionistas. Les estamos poniendo muchas piedras en el camino. Y nada más porque de verdad México es un país altamente productivo, y tenemos una gran relación con los 50 países con los que tenemos tratado (comercial). De verdad que Dios nos favorece”. La especialista, para explicar el grado de dificultad al que se encaran los inversores, hace referencia a la disputa comercial que se mantiene con Estados Unidos en el tema energético –México, el año pasado, recibió la petición por la parte del gobierno estadounidense para abrir una serie de consultas cada vez que consideran han existido incumplimientos al TMEC.

“(Otro reto) es cómo contribuimos todos los especialistas para un frente común en cámaras […] ante estas nuevas inversiones, enseñarles cómo deben operar en México […] Por otro lado, decirle al gobierno que estas inversiones que están llegando, o las que ya están en México, y que le han apostado en los últimos 30, 40 años, busquemos algún tipo de reglamentación que sea más práctica, sencilla, cumplible; obviamente con el afán de siempre cumplir, pero hacernos la vida un poco más fácil para que puedan operar con más tranquilidad y seguridad jurídica en México”, concluyó.   

Síguenos en Google para sostenerte siempre y en todo momento informado