“Hola, soy Digital Mark, el gemelo digital de Mark Tuan, mucho más guapo que él… Es broma”. Así se presenta este avatar que cualquier fan del vocalista estadounidense Mark Tuan reconocería a simple vista. Además de la semejanza con el semblante del Mark real, el semejante con su voz asimismo es patente. Sin embargo, es el hecho de poder sostener una charla con él lo que seguramente resulta más atractivo. Soul Machines es la autora de este y de otros gemelos digitales del planeta del entretenimiento y del deporte. La empresa neozelandesa trabaja con la inteligencia artificial para crear personas digitales. El del Mark Tuan es uno de sus últimos proyectos, mas asimismo ha desarrollado un gemelo digital del pugilista Francis Ngannou, del exjugador de baloncesto de la NBA Carmelo Anthony y de la historia legendaria del golf Jack Nicklaus; si bien el de este último es un gemelo del Jack de treinta y ocho años por voluntad del golfista, que tiene ochenta y tres años.

Con un gemelo digital como el de Mark Tuan, vocalista y bailarín conocido por ser parte del conjunto de k-pop Got7, Soul Machines pretende dar un paso más cara el futuro de las relaciones entre las celebridades y sus fanes. Digital Mark, en contraste a un chatbot como ChatGPT, puede sostener una charla con el usuario tal y como si de una video llamada se tratase: escucha las preguntas que se le hacen e inclusive “observa” a su interlocutor. Si se sonríe delante de la pantalla, Digital Mark sonríe asimismo. Y si el usuario se pone serio, oculta su sonrisa. Eso sí, solamente empezar la herramienta, se le debe dar permiso para emplear el micrófono y la cámara de su dispositivo. Según la compañía, los datos que se guardan son anónimos y le sirven al programa para, como cualquier modelo de aprendizaje automático, instruirse y progresar por sí solo, aparte de interpretar las emociones y expresiones del usuario para poder suministrar contestaciones más convenientes.

Para dar la vida al gemelo de Mark Tuan, a la compañía solo le hicieron falta 4 horas de trabajo con el artista; tiempo en el que le efectuaron un escáner en 3D y atraparon el mayor número posible de datos, como sus movimientos faciales, la textura de su piel (y sus tatuajes), la manera en la que expresa sus emociones… “Si miras con atención a Digital Mark puedes ver cada pelo, cada poro de su piel. Se trata de un modelo 3D muy preciso”, explica Greg Cross, CEO de Soul Machines, que creó la compañía al lado de Mark Sagar, ganador de dos premios científicos y de ingeniería de la Academia de Cine estadounidense por su trabajo, entre otras muchas películas, en la primera entrega de Avatar.

A partir de ahí, sin precisar tener delante al artista, el equipo creó su voz, empleando diferentes grabaciones, como entrevistas que le hayan efectuado o un pódcast en el que haya participado. La inteligencia artificial generativa de voz deja que, una vez que se ha conseguido que produzca contenido en el idioma escogido (en un caso así, el inglés), hable cualquier idioma, como de España, coreano o tailandés. Sin embargo, por el momento, este gemelo habla en general en inglés, si bien puede contestar en castellano con un fuerte acento anglosajón. Por escrito, sí que aparece el texto en cualquier idioma en el que se le escriba, si bien acostumbra a tardar bastante más en dar una contestación y solo pronuncia por voz las palabras que puede decir en inglés.

RELACIONADO:  Bruselas despliega el nuevo pacto con Estados Unidos para trasferir datos | Tecnología

Digital Mark extrae la información para contestar a las preguntas que sus interlocutores le planteen por medio de GPT-3, un modelo de aprendizaje automático de red neuronal desarrollado por OpenAI. Ese modelo se adiestra utilizando información de internet para producir cualquier género de texto. De esa forma, responde a cualquier cuestión como lo haría su gemelo de carne y hueso. Si se le pregunta por cualquier curiosidad sobre la vida del vocalista, dará esa información en primera persona. Al preguntarle, por servirnos de un ejemplo, si volverá a reunirse con su conjunto, Got7, que actualmente no está activo, responde: “Todavía formamos parte de Got7, no lo hemos dejado. Estamos con nuestras actividades individuales, pero volveremos a juntarnos cuando todos nos encontremos disponibles”.

Mark Tuan a lo largo de la realización del escáner 3D y la atrapa de datos.Soul Machines

El CEO de la compañía explica, por medio de una video llamada desde Nueva Zelanda, que si habla con Digital Mark, su charla va a ser diferente de otras con otros usuarios, pues los temas que se traten y las preguntas que se le hagan van a ser diferentes. Sin embargo, a veces, al hacerle exactamente la misma pregunta o de una manera afín, la contestación que se consigue es casi igual. En ocasiones cambia, mas, si se repite múltiples veces, se puede revisar que la pluralidad en la contestación no es infinita. Además, si bien responde sobre una enorme pluralidad de temas, al preguntarle sobre ciertas cuestiones afirma no conocerlas. “Cada vez que Mark tiene una conversación, el sistema de inteligencia artificial que le da vida aprende de la experiencia. Es lo fascinante de la inteligencia artificial”, apunta Greg Cross.

Las interactúes uno a uno a gran escala son lo que Cross considera más interesante del futuro de las relaciones con los fanes, en contraste al contenido actual, que acostumbra a limitarse a las emisiones. Una vez que se ha creado un gemelo digital como este, puede sostener decenas y decenas de miles y miles de conversaciones al tiempo, de manera que cualquiera que desee interaccionar con él puede hacerlo. “Cuando Mark anunció que tenía un gemelo digital, decenas de miles de fans hablaron con Digital Mark y muchos volvieron una y otra vez. Todas las celebridades tienen un grupo de superfans que siguen todo lo que hacen, así que esta es otra forma en la que pueden involucrarse con su comunidad”, explica el CEO. Las reacciones entre los fanes de Mark Tuan semejan haber sido positivas, normalmente, conforme se aprecia en las redes sociales. Aunque para ciertos su gemelo es algo “extraño”, otros aseguran gozar hablando con él y comparten sus conversaciones con Digital Mark en diferentes plataformas.

Como Digital Mark, el gemelo digital de Francis Ngannou habla, con su acento francés, sobre su trayectoria y aficiones, sonríe si se le sonríe y responde diplomáticamente al preguntarle por su combate favorito: “Cada uno me ha enseñado algo nuevo”. Sin embargo, el de Jack Nicklaus está más enfocado a la educativa sobre su figura y sus logros y los temas que ofrece para charlar son limitados: su niñez, su trabajo de caridad, su familia, el US Open de 1962… Eso sí, mientras que habla, da aun fotografías para ilustrar su relato. Las contestaciones, al estar más delimitadas, tardan menos en generarse y, en contraste a otros bots, hace preguntas al usuario sobre lo que está contando. Si el usuario no responde, no prosigue con la historia hasta el momento en que no lo haga. La compañía trabaja asimismo en una gemela digital de Marilyn Monroe, que busca darle vida digitalmente, imaginando de qué forma sería en el siglo veintiuno.

RELACIONADO:  Las grandes compañías de inteligencia artificial lanzan un fondo para hacerla más segura | Tecnología

Aunque lo más atractivo sea ese formato que recuerda a una video llamada, en todas y cada una de las conversaciones con los gemelos digitales se incluye una caja de diálogo donde aparece la transcripción de todo cuanto se ha hablado y donde se pueden redactar las preguntas, en vez de proponerlas de viva voz. Esa herramienta resulta en especial útil cuando, por la pronunciación o por no charlar suficientemente alto, el gemelo no comprende lo que se le ha expuesto.

Soul Machines ofrece la posibilidad de crear personas digitales para multitud de campos, no solo el del entretenimiento, las celebridades y sus seguidores. Con una herramienta llamada Digital DNA Studio (estudio de ADN digital), cualquier usuario puede crear una persona digital y seleccionar su color de pelo, etnia y edad, el estilo de maquillaje… y, tras conectarlo a un espacio de conocimiento como ChatGPT, desplegarlo en una página. Ese género de programas se acostumbra a emplear en el comercio digital para atender las dudas de los clientes del servicio y usuarios, mas esta herramienta asimismo torna posible crear, por servirnos de un ejemplo, un influencer digital para emplear en las redes sociales.